top of page

Cómo detectar la falsa sostenibilidad en los proyectos inmobiliarios

Hoy en día, la #sostenibilidad es un “must” en la mayoría de los proyectos inmobiliarios, sobre todo los que apuntan a mercados atractivos por su alto poder adquisitivo. El afán por satisfacer las exigencias ambientales de estos compradores, ha llevado a muchos desarrolladores a incorporar #ecotecnologías en sus proyectos y buscar la obtención de certificados verdes para demostrar su compromiso con el medio ambiente.


El problema con estas estratégias es principalmente su elevado costo y el riesgo de que supongan un estrés considerable en el presupuesto de los proyectos y los modelos de negocio. Incorporar ecotecnologías puede suponer un sobrecosto y un exceso de mantenimiento con pocos beneficios demostrables tanto económicos como ambientales, cuando se aplican sin un conocimiento previo riguroso.


Los sellos verdes se consideran un “asset” para la comercialización de los desarrollos inmobiliarios, pero someten la planificación de los proyectos a procesos largos y tediosos para lograr el cumplimiento de los estrictos requisitos. Y para lograrlos hay que invertir en la certificación y en muchos casos elevar el costo de la construcción. Construir con productos certificados supone a menudo tener que descartar una gran parte de los productos del mercado y quedarse con una oferta reducida y cara.


Certificar es estandarizar, adaptar el proyecto a unas normas proyectuales. La mayoria han estado creadas para climas fríos y cuando se aplican en climas cálidos, el riesgo de aplicar soluciones de dudoso sentido es alto ya que acostumbran a ser regiones sin tanta inversión en investigación.


Las generaciones más jovenes, los futuros compradores de bienes inmuebles, tienen un mayor conocimiento de lo que es o no sostenible. Y una marcada preferencia y sensibilidad por las iniciativas de bajo impacto ambiental y respeto por el medio ambiente. Si bien esto es algo a celebrar, la contrapartida es que la sostenibilidad ya no representa un diferenciacior efectivo en los proyectos inmobiliarios. El interés sobre la sostenibilidad se ha normalizado, haciendo que esta caracteristica no suponga mayores ventas ni la posibilidad de sostener tickets elevados.


Sin embargo, con el conocimiento y las herramientas adecuadas, cumplir con las exigencias ambientales del selecto mercado #highticket o de las generaciones más jóvenes es posible con o sin certificados verdes. Cuando el mercado está informado sobre el verdadero significado de sostenibilidad, tomar el diferencial de la “sostenibilidad de verdad” aún es posible debido a que se ha abusado de este término.


El nivel de #confort y calidad constructiva es algo perfecfectamente medible y demostrable con herramientas de cálculo al alcance común. ¿Por qué dejar escapar la oportunidad de hacer proyectos sostenibles sin estresar el presupuesto de planeación y ahorrarse los tediosos procesos de certificación?




La finalidad última de los bienes inmuebles es aportar confort a las personas. La #bioclimática aplicada a la arquitectura produce bienes inmuebles eficientes en el uso de los recursos climáticos gratuitos del entorno, optimiza la inversión en #ecotecnias y disminuye la dependencia energética de la operación.


Si bien las ecotecnias y las certificaciones tienen su valor, no son el único camino para crear y asegurar la sostenibilidad en los proyectos. Sólo se trata de cerrar ciclos y no generar residuos, ser como la naturaleza. Proyectar de forma bioclimática los bienes inmuebles y aplicar las ecotecnologías en su justa medida para maximizar su eficiencia y optimizar la inversión.


El “know how” de cómo construir edificios de bajo consumo, que minimizan su demanda energética y hacen un uso eficiente de las energías renovables debe permanecer como un recurso “open source” para que esté al alcance de todo el mundo y no debería ser objeto de mercadeo, ya que de ello depende el bienestar de toda la humanidad.


54 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page